Testimonios

Alfredo Marin

Mi experiencia en el Centro Quiropráctico Americano ha si más que satifactoria. Si al principio guardaba ciertas dudas, después de un año en la clínica mis mareos y dolores de espalda han prácticamente desaparecido, al igual que mis prominentes cervicales han regresado a su sitio. Con el doctor Randall Jones nada es oscuro o mágico sino que los resultados se deben a los excelentes conocimientos que guardan sus manos: un buen diagnóstico, el tratamiento continuado y la excelencia en la exhaustiva terapia (reducida pero concreta y efectiva) me han devuelto una buena calidad de vida y un saludable bienestar. De igual modo, tanto el doctor Jones como todo su equipo (Mari, Marián, …) son personas de un trato exquisito, cuya cordialidad está siempre presidida con la más sincera de sus sonrisas.

Angel Iniesta Caballero

Tengo 85 años y desde hace casi cuatro meses vengo padeciendo fuertes dolores en mi pierna y glúteo izquierdo, provocado por deformaciones y desgaste en la columna vertebral. Una persona de mi total confianza, me propuso visitar a un Doctor que honestamente me verá y diagnosticará si hay o no cura.
Nos recibe el Doctor RANDALL JONES y, tras su examen, diagnosticó comenzar con unas sesiones QUIROPRÁCTICAS como con la simpatía y atenciones del personal de Centro.
Al día de hoy llevo 12 sesiones y noto una gran mejoría. Me encuentro muy satisfecho tanto con las sesiones QUIROPRÁCTICAS como con la simpatía y atenciones del personal del Centro.

Antonio Piñero Alacid

Quería dar las gracias a la clínica y en concreto al trabajo que Randal ha realizado con mi padre que llegó a la clínica sin poder andar apenas ayudado con un bastón y en menos de 3 meses ha tenido una mejoría expectacular, andando sin ayuda de su bastón incluso, estamos muy contentos y agradecidos con la clínica, muchas gracias con la labor tan buena que hace este centro.

Anónimo

Aunque no soy mucho de escribir por aquí, hoy quiero darle las gracias a la persona que me ha hecho que mi vida dé un giro de 180 grados.
Los que me conocéis sabéis que para mí el deporte ha sido siempre uno de los pilares de mi vida, pero desde que en mayo de 2009 me diagnosticaron 2 hernias discales, todo se vino abajo, no solo tuve que dejar de competir como jugador profesional de golf que además de mi pasión es mi profesión, sino que tuve que dejar de hacer cualquier tipo de deporte, medias maratones, duatlones, triatlones, fútbol y otra de mis grandes pasiones la pesca submarina.
Desde ese fatídico día y los siguientes 9 años fueron… no sabría calificarlo…. No es que no pudiera hacer deporte, es que cosas cotidianas como lavarse la cara por las mañanas, vestirse o ir a comprar me suponían unos dolores apenas soportables, me cambió hasta el carácter y, lo que es peor, no podía ni coger a mis hijos y mucho menos jugar con ellos. En definitiva, no podía hacer nada.
Como os podéis imaginar lo probé todo, los mejores traumatólogos de espalda, fisioterapia, osteopatia, acupuntura (que no digo que no sea efectivo, pero a mí no me funcionó) e incluso estuve en 2 hospitales informándome sobre las operaciones, que por suerte nunca me dieron las suficientes garantías como para dar el paso.
Hasta que mi buen amigo y mi salvador Randall Jones, me dijo “¿por qué no te vienes un día a la consulta?” y ese fue el día en que mi vida cambió. Empecé a tratarme con él en su consulta el Centro Quiropractico Americano, y he de reconocer que no tenía nada de fe cuando me dijo que lo mío tenía solución, pues ya lo había probado todo y para mí era un intento más en el que no esperaba resultados diferentes a lo anteriores. Con el tiempo y sin darme cuenta empecé a encontrarme mejor y con ello a motivarme, lo que me hizo volver a mi peso de siempre de 70kg, ya que el hecho de no poder hacer nada físico y el desánimo me hicieron engordar hasta alcanzar los 93kg.
Empecé poco a poco a hacer deporte en NutrizonePro un gimnasio que esta cerca de mi casa con entrenamiento funcional y a los que tengo también mucho que agradecer, Carlos Samper Jaen y a Rafa por su ayuda y apoyo.
Hoy gracias a la quiropráctica y sobre todo a Randall Jones, no solo vuelvo a tener ilusión por las cosas, sino que he vuelto a jugar al golf, he vuelto a correr, he vuelto practicar la pesca submarina e incluso estoy súper enganchado al Crossfit, un deporte que jamás pensaba que podría hacer. Y lo más importante, puedo coger a mis hijos y jugar con ellos a lo que sea.
Randall, no tengo palabras, te doy las gracias de corazón por cambiarme la vida, mi familia y yo te estaremos eternamente agradecidos.

Diego Cánovas

antonioparron

Hola, me llamo Diego Cánovas y tengo 48 años. Estoy operado de una hernia discal desde hace 10 años. En noviembre del 2014 volví a recaer y me mandaron al cirujano para reintervenir otra vez. Una compañera de trabajo me habló del Dr. Randall y decidí antes de operarme pasar por su consulta. Al cabo del año, yendo a su consulta para ajustar mi columna vertebral me encuentro perfectamente y mi calidad de vida ha mejorado notablemente gracias a Randall y su equipo.
Estoy muy contento y muy agradecido. A cualquier amigo que tenga problemas de la columna le recomiendo que vaya al Quiropráctico.

Antonio Parron

antonioparron

Me llamo Antonio Parron y soy profesional de Golf. En mi profesion es muy importante el estado físico y sobre todo la columna. Por eso considero fundamental un ajuste Quiropráctico con regularidad. Es muy beneficioso para las personas de todas edades.

Josefa Ayala

antonioparron

Hola, me llamo Josefa Ayala Ayala y tengo 79 años. Quería expresar mi agradecimineto al Dr. Randall Jones y su equipo.
Acudí a su consulta porque sufría un lumbalgía invalidante, tenía dañado el nervio ciático junto con hernias discales, discopatías degenerativas y estenosis del canal; me impedía hacer mis necesidades básicas, como andar, asearme etc…en definitiva tenía que estar en cama y silla de ruedas, tomando calmantes que solo dañaban mi estomago y no camaban el dolor.
Cuando llevaba 2 semanas de tratamiento comencé a dejar a lado la silla de ruedas y no tomar ni una pastilla, puedo decir que después de varios ajustes llevo una vida totalmente normal; tal y como antes o incluso mejor.
Mi familia y yo, le estamos profundamente agradecidos porque vuelvo a ser una persona normal. Un millón de gracias. Y seguiré confiando en usted.

Miguel Ángel Jiménez Lorenzo

antonioparron

Me llamo Miguel Ángel Jiménez Lorenzo. Tengo 36 años y en 2008 tras varias pruebas médicas, me diagnosticaron 2 protusiones discales a nivel lumbar que me hicieron estar varias veces de baja laboral. Con el paso del tiempo fui empeorando y empecé a tener muchos dolores de cabeza y molestias a nivel cervical. Probé tambíen con toda clase de antiinflamatorrios, fisioterpia, acupuntura e, incluso, estuve en la consulta de un buen osteópata, pero ninguno me dio una solución satisfactoria y los dolores de espalda y de cabeza me tenían deseperado.

Decidí entonces probar con el Dr. Randall, y fue la mejor decisión que puede tomar. Llevo más de 2 años sin ningún dolor, he vuelto a practicar deportes, que antes me eran imposibles, y mi calidad de vida ha mejorado muchisímo gracias a él.

Enhorabuena a todo el equipo de “Centro Quiroráctico Americano” por el trabajo que realiza. Un saludo….

Ana

ana

Me llamo Ana y soy madre de una niña de ocho años llamada Sofía. Con tan solo 6 años le diagnosticaron escoliosis. Unos meses despues en una revisión, ante un gran empeoramiento en la columna, la solución que nos aconsejaron a su padre y a mí fue colocarle un corsé 23 horas diarías hasta que terminarse su crecimiento. A nosotros como padres y a mi en especial, se me vino el mundo encima. No me podía imaginar que mi hija se pasara toda su infancia y adolescencia metida en un aparato pero no teniamos muchas más opciones.

Contando el problema a amigos nos informaron y recomendaron acudir al Centro Quiropráctico Americano de Randall Jones. La verdad es que yo tenía muchisímo respecto a la quiropráctica ya que desconocía que era y por eso quiero que con este testimonio les sirva de ayuda.

Así tengo que decir que una de las mejores decisiones que he tomado para el problema de mi hija ha sido poner a Sofía en manos del Doctor Randall por que estoy segura que el día de mañana cuando ella sea mayor, será un buen ejemplo de como la quiropráctica ayuda a la correción de la columna siempre y cuando la constancia y esfuerzo lo acompañen.

Sólo ha pasado un año y podemos decir que en este año su mejoría ha sido muy notable y no dudamos que así siga siendo.

Desde aquí si me lo permiten con el máximo respeto que se merece queremos dar la gracias a Mari, Miriam y especialmente a Randall por además de ser un gran profesional una gran persona. Eternamente agradecidos, los padres de Sofía.

Charo Pérez Bastida

ana

Me llamo Charo Pérez Bastida y mi sueño como atleta se vió truncado cuando los médicos me detectaron una grave escoliosis. Después de llevar durante más de 4 años un corsé ortopédico, medicación y acudir diariamente a un fisioterapeuta, mi columna seguía en el mismo punto. Sufría dolores musculares, migrañas, trastornos menstruales…

Con el paso de los años probé con la Quiropráctica, esta especialidad ha mejorado mi calidad de vida y me siento mejor. He sido madre y puedo disfrutar más con mi hija.

Tras mi experiencia, recomiendo la Quiropráctica a todas aquellas personas que sufren este tipo de problemas.

En agradecimiento al Dr. Randall Jones.

Lorca. Murcia, octubre, 2010

Andrés Guerrero Ramírez

andres

Apreciado Dr. Randall.

En primer lugar queremos dejar constancia por este medio, de nuestro más sincero agradecimiento por todo lo realizado en la curación de nuestra hija Patricia, sin perjuicio de haberlo hecho personalmente en varias ocasiones y de lo que estaremos agradecidos el resto de nuestras vidas.

Cuando fuimos a su consulta con nuestra hija Patricia, recién nacida con una parálisis braquial derecha, no tenía ninguna movilidad en el brazo derecho, encontramos en Ud. el ánimo y esperanza que nos faltaba ante el problema de nuestra hija, ya que no encontrábamos consuelo ante el mismo.

Nuestra esperanza fue creciendo cuando Ud. empezó con el tratamiento y después de mucho trabajo y sacrifio por parte de todos, nuestra hija, al cabo de seis meses, levantaba el brazo con normalidad y movía el mismo con total facilidad.

Hoy podemos decir, que nuestra hija Patricia se encuentra bien y recuperada del problema descrito, si bien con una pequeña secuela, pero que no le impide hacer su vida cotidiana con la mano derecha como peinarse, escribir, etc… ya que solo consiste en tener un poquitín más corto el brazo y no poder girar por completo la muñeca.

En Ud. hemos encontrado que, a la hora de la verdad, que es la de buscarse a sí mismo en lo objetivo, uno olvida todo y se dispone a ser fiel más que a su beneficio personal, extremo que nos ha dejado totalmente demostrado y, que en estos momentos, como el resto de nuestras vidas, no olvidaremos.

Con nuestro agradecimiento, reciba un cordial saludo.

María José

mariajose

Me llamo María José, llevo 23 años con el Doctor Randall. Y a pesar de tener una gran escoliosis, gracias a sus ajustes puedo llevar una vida normal, sin dolores. Incluso he tenido 5 embarazos sin problemas. Yo no podría vivir sin él. Es mi papá americano.